El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

miércoles, 8 de noviembre de 2017

BLEISURE: OCIO Y NEGOCIO VAN UNIDOS

¿Has viajado alguna vez por negocios y has aprovechado para conocer el destino?. Si la respuesta es afirmativa, estas protagonizando una nueva tendencia cada vez más común: "Bleisure".

Está demostrado que el turismo urbano es disfrutado por más del 50 % de los viajeros de negocios, los cuales alargan su estancia en el destino donde son enviados para ejercer su actividad laboral con el fin de disfrutar de un tiempo de ocio que complemente dicho desplazamiento.

Cada vez está mas generalizado el viajar por motivos de negocio, siendo especialmente valorado por este tipo de viajero aprovechar al máximo su viaje para conocer detalles del destino que visitan temporalmente, destacando sin duda la cultura, la historia y la oferta complementaria.

Resulta especialmente importante tener en cuenta estas 5 variables que condicionan el comportamiento del segmento Bleisure:

1. El desplazamiento y el alojamiento durante el tiempo de negocio es pagado normalmente por la empresa, no suponiendo coste alguno para el visitante.

2. El visitante  estima el destinar su dinero a pasar unos días en el lugar de negocio como un claro derecho por haber realizado el viaje.

3. Al no tener que hacer frente a gran parte de los gastos de su estancia, el visitante dispone de un mayor presupuesto para disfrutar del destino tras su actividad laboral.

4. La ampliación del tiempo de estancia en el lugar de negocio supone una verdadera oportunidad para disfrutar en familia de un tiempo de desconexión, ocio y diversión.

5. Cada vez son más las empresas que trabajan en la diversificación del segmento MICE, de ahí a que divisemos una oferta creciente de productos y servicios que sin duda atraerá la atención del visitante de negocios.

Como bien es sabido, tendencia y dinamismo son los dos términos que mejor caracterizan a la actividad turística del siglo XXI, la cual encuentra en los viajes de negocios un filón más que atractivo para atraer nuevos segmentos de demanda, para evitar la temida estacionalidad y para dinamizar nuevos destinos de reuniones, incentivos, congresos y eventos.

Sin duda alguna, dos segmentos internacionales ejercen una influencia más que visible en esta actividad, los ejecutivos internacionales y los profesionales itinerantes, nuevos clanes mundiales del siglo XXI condicionados laboralmente a la realización de viajes por todo el mundo.

Un buen número de destinos turísticos mundiales se suman continuamente a esta nueva tendencia y rediseñan una oferta amoldada a  este tipo de visitante, la cual mezcla negocio y ocio, siendo especialmente divisar una correcta y necesaria separación entre ambos conceptos, ya que el visitante busca una desconexión total del ámbito laboral a la finalización de la correspondiente actividad.

El desarrollo de una oferta turística de éxito supone firmar un sólido compromiso con la fórmula "I+D+i", con la mejora continua y con la adaptación a los cambios constantes que el sector protagoniza a causa del dinamismo tendencial que caracteriza al turismo del siglo XXI., de ahí su importancia de comprobar en qué situación se encuentra la oferta antes de hacerla llegar a unos segmentos de demanda con intereses propios y personalizados.

Sin embargo, no sirve de nada realizar un complejo proceso de diseño de productos y/o servicios si no se establece una clara concienciación  por parte de la organización sobre la posibilidad de modificar los mismos para adaptarlos a las nuevas tendencias surgidas de la industria turística, así como la posibilidad de rediseñar parte de la oferta si se comprueba que un cambio parcial de menor magnitud no resulta suficiente para que sea demandada, sobre todo si pretendemos crear una imagen personalizada a través de los misma para nuestra demanda.

Así pues, la calidad en el diseño y en la utilización de exhaustivas estrategias de captación, condicionarán en gran medida esa ampliación del tiempo de estancia, ya que muchos profesionales suelen repetir en el destino con asiduidad.

Si nos referimos al caso de España, resaltar que alrededor del 40 % de los viajeros de negocios amplían su estancia por motivos de ocio, siendo especialmente significativo estos condicionantes para tal efecto:
  • La alta velocidad en España ha posibilitado la conexión entre grandes núcleos urbanos en un tiempo reducido.
  • Las compañías aéreas "low cost" han supuesto una oportunidad para la conexión con diferentes países europeos a un precio reducido y con una asiduidad considerable. 
  • La concienciación sobre la consideración del turismo como un derecho hace que una gran parte de la segmentación de estos viajes enfoquen su merecido descanso en el mismo tras su actividad laboral.
  • La internacionalización del tejido empresarial a nivel nacional e internacional impulsa los desplazamientos por motivos laborales.
  • La importancia creciente de la actividad turística como eje de desarrollo económico a nivel mundial hace que surjan continuas sinergias entre diferentes países y continentes que alcanzan objetivos comunes en materia de investigación, desarrollo e innovación en un sector que está en constante cambio.


Presentación: José Miguel Balcera Barrero