El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 16 de marzo de 2015

HISTORIAS Y LEYENDAS EN EL CORREDOR DE LA PLATA, SEVILLA, EDICIÓN I, AZNALCÓLLAR, LA LEYENDA DEL CAPITÁN GARCÍ BRAVO

La primera mitad del siglo XIII estuvo marcada por la Reconquista de Sevilla por parte de Fernando III, rey de Castilla y León, tierras bajo el dominio del pueblo musulmán. Entraría triunfalmente en Sevilla en el año 1248.

Con el rey pelearon numerosos capitanes para la recuperación de las tierras de la entonces Al-Ándalus, destacando sin duda la figura del Capitán Garcí Bravo, encargado de la zona del Campo de Tejada.

En un mes de Agosto donde la calor era la protagonista hasta un nivel extremo el Capitán Garcí Bravo y sus hombres deambulan perdidos en unas tierras desconocidas para ellos, donde la sed, el hambre y el agotamiento hacían mella en todos ellos y en sus caballos conforme el tiempo iba pasando.

La lealtad hacia su rey hacía que el capitán no cesase en el objetivo encomendado, luchar hasta el final en la guerra por la reconquista de las tierras bajo el dominio musulmán.

Conforme pasaba el tiempo, los hombre de Garcí Bravo fueron llegando al límite de sus fuerzas físicas y psíquicas, hasta tal punto de pensar en abandonar tan encomendada misión.

Una noche todos los hombres pararon para intentar descansar de tan agotadora calor, sin apenas conseguirlo, ya que el calor se los impedía.

El Capitán se separó del grupo y se fue a rezar a un lugar cercano, llevando con él una medalla con un pequeño crucifijo y así fue llegando el amanecer de nuevo, hincando su espada en una piedra arrodillándose.

De pronto el capitán fue cegado con una luz imponente, blanca y desplegada ante el con un manto. Su expectación y su asombro aumenta cuando contempló ante él a María, con una mirada dulce, sincera, noble y pura.

Uno de sus hombres cayó junto a Garcí Bravo arrodillado, sollozando ante tal vivencia. De repente de la piedra donde estaba la espada clavada comenzó a brotar un agua clara y limpia, de la cual bebieron todos los hombres.

Tal hecho creó en el Capitán la confianza de que ahora más que nunca conseguiría culminar con su objetivo.

En el lugar donde se apareció la virgen se alzó una ermita en honor a la actual patrona de Aznalcóllar, nuestra señora de Fuente Clara, conmemorando tal milagro y también se construyó una fuente donde se puede observar una inscripción sobre lo ocurrido en el lugar.

La inscripción dice: " CUENTA LA LEYENDA QUE, FUE EN ESTE LUGAR DONDE, EN TIEMPOS DE LA RECONQUISTA,LA VIRGEN SE APARECIÓ A LOS SOLDADOS SEDIENTOS Y ABATIDOS POR EL CANSANCIO, PARA SEÑALARLES UNA FUENTE DONDE PODER CALMAR SU SED. EN MEMORIA DE TAN PRODIGIOSO SUCESO SE DIO A LA SANTÍSIMA VIRGEN EL NOMBRE DE FUENTE CLARA".

La Romería en honor a la patrona se celebra en Septiembre, albergando una gran expectación entre todos los aznalcolleros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario