El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

jueves, 19 de marzo de 2015

HISTORIAS Y LEYENDAS EN EL CORREDOR DE LA PLATA, EDICIÓN III, EL GARROBO, LA HISTORIA DEL BANDOLERO DIEGO CORRIENTES

La diferencia entre clases sociales en el siglo XVIII era un aspecto más que evidente, lo cual hacía que la figura del bandolero cobrase protagonismo en unas tierras donde la desigualdad se podía contemplar sin dudarlo.

El reinado de Carlos III coincidió con la presencia en tierras sevillanas de un famoso bandolero que pasará a la historia por su afán de justicia contra la clase pobre, Diego Corrientes, nacido en Utrera, Sevilla, protagonista de innumerables episodios de atracos a personas con un alto poder adquisitivo con el fin de aliviar los apuros económicos de la clase humilde y trabajadora, la cual vive un siglo XVII duro y limitado económicamente.

Con tan sólo 23 años, este personaje era conocido por toda la provincia de Sevilla y uno de sus destinos antes de cruzar una de las frontera que une  a España y Portugal fue el municipio sevillano de El Garrobo, ubicado en el cuadrante noroccidental de la provincia de Sevilla, ocupando un espacio de transición entre las comarcas del Aljarafe y la Sierra Norte, donde se dispuso a acampar de noche, siendo obsequiado con pan y embutido por una joven de la localidad.

Cierta noche, Diego se topó con Don Francisco de Bruno y Ahumada, su mayor enemigo y perseguidor insaciable, al servicio del rey Carlos III, el cual ofrecía 100 monedas a quien lo capturase vivo o muerto.

Después de ese encuentro, del cual Diego salió airoso, se propuso continuar hacia Encinasola con el objetivo de llegar  hasta la frontera de Portugal, pasando la noche en El Garrobo.

El bandolero fue divisado en una venta cercana  a la localidad por personas al servicio del teniente José de Puértolas, su nuevo acechador. Aun así, Diego Corrientes abandonó El Garrobo antes de amanecer y consiguió pasar la frontera con Portugal, donde sería capturado más adelante y posteriormente ejecutado en la horca en Sevilla el 30 de Marzo de 1781 , un Viernes Santo.

Posteriormente su cuerpo fue descuartizado y mandado cada parte a cada una de las provincias donde ha
bía actuado como "justiciero", quedándose su cabeza enterrada en la iglesia de San Roque de Sevilla, después de haber sido expuesta durante días en la Puerta Osario.

Terminó así la historia de un joven aventurero, luchador y sumamente inteligente que vivió con y por los demás
.
Bibliografía: GDR, Corredor de la Plata, Junta de Andalucía, Ayuntamiento de El Garrobo

No hay comentarios:

Publicar un comentario