El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 3 de agosto de 2015

DISEÑO ORGANIZATIVO EN LA EMPRESA TURÍSTICA Y LA INFLUENCIA DEL ENTORNO EN EL MISMO

La selección de un modelo de diseño para una empresa turística dependerá de las circunstancias específicas de cada una de ellas, debiendo seleccionar todas y cada una de las empresas distintas posibilidades de diseño apropiadas a su alcance.
 
Así pues, nos encontramos ante una CONCEPCIÓN CONTINGENTE DEL DISEÑO ORGANIZATIVO, existiendo múltiples formas de hacer las cosas, dependiendo de las metas a alcanzar, pudiéndose establecer un rediseño si la situación de la empresa cambia.
 
En la organización de la empresa influyen diferentes posibilidades de elección para sus directivos en su función organizativa: creación de puestos que requieran un mayor o menor grado de adoctrinamiento y capacitación, optar por estructuras burocráticas u orgánicas, estructuras de mercado, funcionales, de mercado, matriciales, etc.
 
En función de factores como la antigüedad de la empresa, su sistema técnico, las tendencias, el entono, etc, se establecerá la decisión más loable de manera general y específica, atendiendo a los momentos y a las circunstancias acaecidas.
 
¿Puede influenciar el entorno en el diseño organizativo?
 
La importancia del entorno

Comencemos explicando las cuatro dimensiones más importantes del entorno de la empresa turística:
  • Estabilidad (predicción ante los cambios).
  • Complejidad (conocimientos necesarios para la ejecución de tareas).
  • Diversidad (clientes, productos, servicios y mercados en los que la empresa está presente y ejerce sobre los mismos un poder de influencia).
  • Hostilidad (competencia).
Así pues, a partir de un adecuado análisis de estas dimensiones, podemos establecer una serie de afirmaciones sobre el diseño más adecuado que pueden realizar sus directivos.
 
--  Cuanto más dinámico sea el entorno empresarial, más orgánica debe ser la estructura de la empresa turística. Un entorno estable permitirá a la empresa establecer una estandarización de actividades, gracias a la predicción de condiciones futuras. Sin embargo, si el entorno es dinámico, la empresa no puede predecir de manera totalmente segura la manera de hacer las cosas ante un futuro donde la incertidumbre resulte visible, no pudiéndose confiar mucho en la normalización.
 
--  Cuanto más complejo sea el entorno, más descentraliza debe ser la estructura organizacional, ya que los entornos complejos implican el uso de tecnologías sofisticadas y procesos de trabajos más complicados que los tradicionales. Por consiguiente, se, requiere gran cantidad de conocimientos y de información repartidas por muchas personas de la empresa, debiendo tener la potestad para la toma de decisiones quien realmente esté preparado para ello.
 
--  Cuanto más diversificado son los mercados, mayor es su propensión a dividirse en unidades de mercado. La empresa debe adaptarse en este caso a un tipo de producto y/o servicio concreto, a un área geográfica determinada o a un segmento de demanda específico por ejemplo, todo a causa de que los servicios prestados, los mercados y los clientes son muy diferentes entre sí y fácilmente identificables.
 
--  Si en el ambiente reina un alto grado de hostilidad, la empresa debe centralizar su estructura el tiempo que sea necesario para evitar posibles desviaciones, siendo la supervisión directa el método más rápido y potente de coordinación. Es importante añadir que en los ambientes hostiles, la rapidez para la toma de decisiones y el grado de autoridad con que se tomen las mismas resulta vital para responder a las actuaciones de los competidores.

Fuente: Universidad de Sevilla.
Presentación: José Miguel Balcera Barrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario